Cómo escribir un mail ganador a la hora de buscar trabajo

Una buena comunicación online aumenta tus probabilidades de conseguir trabajo.


PARTE #1



Recibimos al correo de Agencia Siete decenas de solicitudes de empleo diariamente. Algunas personas escriben respondiendo a una oferta laboral vigente, otras simplemente nos envían su candidatura libre.


Sin embargo, notamos que una buena parte de candidatos descuidan el correo que envían. Al parecer, muchos profesionales no se dan cuenta de la importancia de un correo bien escrito.


Y sí: es de extrema importancia. La escritura de tu correo de aplicación puede hacer la diferencia al momento de ser considerado para un buen trabajo. En muchas ocasiones, tu futuro éxito profesional comienza al momento de enviar tu aplicación a un nuevo puesto.


Tal vez piensas que exagero. Tal vez consideras que el hecho de tener experiencia, haber estudiado en una buena universidad o el tener una maestría son garantía suficiente para ser considerado para un puesto. Pues no es suficiente. Y te lo digo a través de nuestra experiencia de head hunters desde hace muchos años.


Y ¿por qué es tan importante escribir un buen correo de selección? Pues porque la primera impresión es lo que cuenta. Seguramente has escuchado esta frase antes. El mundo ha cambiado rápidamente y todo va muy deprisa. Pero la primera impresión, sigue siendo la primera impresión.


Dicen que al ser humano le lleva siete segundos hacerse una impresión de una persona que acaba de conocer. En la actualidad, la primera impresión que das está en tu correo de candidatura. Y los reclutadores tenemos poco tiempo para realizar nuestros procesos de búsqueda. Por lo tanto, un buen correo podrá hacer que nos fijemos en tu hoja de vida y te llamemos para una entrevista.


A diario experimentamos los errores de los candidatos a través de sus correos: faltas de ortografía, falta de modales, errores de estilo, falta de discernimiento, etc. Todos estos descuidos disminuyen tus probabilidades de ser llamado para una entrevista.

Por esta razón, hemos decidido escribir este post. A continuación, encontrarás los errores más comunes y cómo evitarlos. Nuestro objetivo es que aumentes tus probabilidades de obtener un (buen) empleo.


Para una mejor lectura y asimilación, hemos clasificado los diferentes consejos para escribir un email en:


1. Reglas básicas de cortesía

2. El formato del usuario de correo

3. El formato del texto de tu correo

4. El contenido de tu correo

5. Gramática y ortografía

6. El estilo y la creatividad


Todas las categorías son importantes para aumentar tus oportunidades en un proceso de reclutamiento.



1. Reglas básicas de cortesía

El ser cortés es una de las claves de éxito de los buenos profesionales. Somos corteses cuando le abrimos la puerta alguien, cuando decimos buenos días o cuando cedemos nuestro asiento en el bus.


La cortesía deja entrever el nivel cultural y los valores de un candidato. Por lo tanto, es un factor importante a la hora de seleccionar nuevos profesionales.

Pero, ¿cómo se puede ser cortés por correo? De múltiples maneras.


Saluda a tu interlocutor. En primer lugar, es importante saludar a nuestro interlocutor. Si bien es cierto, no estás viendo a la persona a la que le escribes, del otro lado tienes un ser humano que va a leer tu mensaje. Por lo tanto, el saludo es importante. Iniciar tu correo con un: “Estimado Sr. Rodriguez” nunca pasará de moda.


No reenvíes un email de solicitud. Los reclutadores sabemos que no somos tu única opción. Y que para encontrar trabajo tendrás que enviar decenas de solicitudes.

Pero enviar un mail con el “asunto: Fwd: Fwd: Fwd: Fwd: Fwd: Solicitud de empleo” definitivamente no es cortés.


Tus correos deben ser siempre personalizados. Así tengas que enviar cien mensajes a cien interlocutores diferentes.


No envíes un email sin asunto. Es decir, dejar el asunto de tu email en blanco. Los reclutadores no somos adivinos y manejamos varios procesos de selección al mismo tiempo. ¿Cómo podemos saber que se trata de una postulación? o ¿a qué vacante postulas?


Si el anuncio de empleo tiene una referencia (Ej. #REF-vendedor2018) utilízala al momento de postular.


No envíes un mail sin texto. De la misma manera en que no podemos adivinar a que puesto postulas si no lo pones en el asunto del mail, tampoco lograremos entender que deseas al enviar un mail si no escribes nada en el contenido del mensaje: ¿Quién eres? ¿Cuáles son tus motivaciones? ¿Qué esperas de nuestra empresa? Todas estas interrogantes son importantes a la hora de decidir si te damos una oportunidad o no.


No envíes la hoja de vida de tu novio o de tu novia. De nada sirve querer una mejor situación para tu pareja si tu pareja no la quiere. A menudo nos vemos en la molesta situación de contactar a un candidato que no sabía que estaba postulando para un puesto determinado.


Dada la experiencia, no contactamos a las personas que envían hojas de vida de otros profesionales, pues no sabemos si hay una motivación real detrás. Esta regla tiene como excepción las hojas de vida de referidos y que son acompañadas con un mail introductorio al candidato.


No enviar una hoja de vida a través de “links” de servidores tipo Outlook. En ocasiones recibimos mensajes con un link donde supuestamente vamos a poder descargar la hoja de vida de un candidato. Si bien es cierto, este recurso puede parecer moderno, en ocasiones puede sumar complicaciones al reclutador. Si es necesario crear una cuenta en algún servidor en la nube o bajar algún programa para poder leer el archivo, puedes tener por seguro que muy pocas personas leerán tu hoja de vida



2. El formato del usuario de correo

De aparente banalidad, el nombre de tu usuario de correo (email) también puede generar un impacto positivo (o negativo) en tu interlocutor. Es tu primer impacto de esa “primera impresión” que quieres crear, pues es lo primero que el reclutador descubre de ti al recibir un mail.


Pon atención a estos sencillos consejos:


Búscate un nombre serio para el mail. Cierto, si eres un usuario nuevo de correo electrónico, sea de Gmail o de Outlook, que son los más usados, difícilmente encontrarás tu nombre a disposición. Los correos juan.gomez@gmail.com o pedro.delgado@outlook.com deben estar utilizados desde hace mucho tiempo. Pero no por eso debes crear un nombre de usuario “poco serio”. Y ¿a que me refiero con “poco serio”? Aquí te dejo algunos ejemplos: cositapreciosa89@gmail.com, perrorabioso123@outlook.com, dragonball1985@yahoo.es. En fin, creo que la idea está clara. ¡Acuérdate! esta es tu primera impresión.


Utiliza tu nombre real en la configuración del correo. Cuando recibimos un mail, lo primero que vemos es el nombre de la persona. Por lo tanto, usa tu nombre verdadero. Ejemplo: Pedro Delgado. Es mejor que no utilices tu apodo o diminutivo para configurar tu correo si quieres dar una impresión profesional. No es necesario que pongas tus dos nombres y dos apellidos.


No escribas tu nombre solo en minúsculas o mayúsculas. Cuando hablamos de una primera impresión, el buen uso de la gramática y la ortografía siempre será importante. Por lo tanto, cuando configures tu usuario de correo escribe tu nombre respetando las mayúsculas.


“PEDRO DELGADO” o “pedro delgado” no son la mejor manera de presentarte. “Pedro Delgado” es la escritura correcta de tu nombre.



3. El formato del texto de tu correo

Continuando con ese primer impacto que quieres generar, es importante que tengas en consideración el formato del texto de tus correos. ¿A qué me refiero? A los colores de letra, fondo, tipografía, etc. ¿No te parece un aspecto importante? Aunque no lo creas las formas y colores pueden decir mucho sobre ti y tu profesionalismo. No es lo mismo escribir:


Estoy harto de que me ignoren.


A escribir:


¡ESTOY HARTO DE QUE ME IGNOREN!


Si he llamado tu atención, sigue entonces estos consejos.


No configures el formato de tus correos a enviar con fondo de colores. Cuando se trata de cuestiones de gusto, podríamos argumentar durante horas sin ponernos de acuerdo. Lo cierto es que siempre te encontrarás personas con las que compartes gustos y otras con las que no estarás de acuerdo en este tema.


Y los programas de computación, como Outlook, permiten hoy personalizar al máximo tu trabajo. Sin embargo, no es necesario utilizar todas las posibilidades que ten brinda la informática. A veces, menos es más.


A menudo, los reclutadores nos encontramos con correos con fondos de colores y esto, más allá de generar una buena impresión, desvía la atención del objeto principal de tu correo: que muchos reclutadores se den el tiempo de leer tu hoja de vida.

Si quieres ir a lo seguro, opta por el fondo tradicional blanco.


No uses fuentes de colores para el email. Creo que nuestro ejemplo “Estoy harto de que me ignoren” es bastante ilustrativo y habla por sí solo. A veces, los colores envían mensajes a nuestro cerebro sin que nosotros mismos nos demos cuenta. En este caso, si lo escribieramos además de color “rojo sangre” el mensaje enviado estaría bastante claro.


Es mejor utilizar el color negro para escribir tus correos profesionales de postulación.

Usa una fuente seria y legible. El tipo de letra también puede ser importante. Es mejor que no te aventures a utilizar fuentes “diferentes” para escribir tus correos: como esta, por ejemplo. O tal vez esta: NO USAR ESTE TIPO DE FUENTE PARA ESCRIBIR.


Puedes correr el riesgo de que tu correo no sea de fácil lectura o, peor aún, que generes una impresión o emoción negativa en tu interlocutor.


No escribas todo en negritas o todo en cursivas. Las negritas y las cursivas tienen un uso particular. Es mejor que no abuses de ellas si quieres hacerles la vida fácil a los reclutadores.


Todos los consejos arriba mencionados tal vez te parezcan obvios o innecesarios, pero si los aplicas de seguro aumentarás tus chances de generar una primera buena impresión y, por lo tanto, de aumentar tus posibilidades de obtener un buen trabajo.


En la segunda parte de este post hablaremos del estilo, la gramática y el contenido de tus correos.


¡Mucha suerte en tu búsqueda!

  • whatsapp Agencia Siete
  • Facebook Agencia Siete
  • LinkedIn Agencia Siete

Tel: +593-4-510-5760

Cel: +593-98-408-2290